Make your own free website on Tripod.com

EL ESPECTACULO ROCK-TOTAL

"Como decía PETER JENNERen la crónica de uno de los conciertos de PINK FLOYD en el Marquee en 1968, "Ellos tocaban una peculiar e indefinible mixtura de R&B con los más insospechados ruidos electrónicos. Eran capaces de tocar cosa que yo ya había escuchado montones de veces, rock standar, pero lo hacían de una manera tan innovadora, realmente tan asombrosa, que te parecía increíble que a través del rock se pudiera ofrecer tal cúmulo de experiencias sonoras, extrasensoriales y visuales. No me atrevo a definir a PINK FLOYD, están mucho más allá de ser unos freaks o unos hippies, están mucho más allá del pop, del blues... sencillamente, están
mucho más allá"."

ED WARD, The Rolling Stone History Of Rock N'Roll,1986
¿Qué ha representado PINK FLOYD para el mundo del espectaculo musico-visual rock?. creo que la respuesta ha esta pregunta sólo puede ser una: todo. Ya desde sus comienzos en Cambridge, con el progresismo y la innovación del light-show, fueron los primeros en proyectar películas y diapositivas detrás del grupo mientras tocabán en directo, asimismo crearon todo un sistema visual en cuanto a equipos de luces y demás que en su época poco hubieran podido pensar. Pero donde comenzaron a impresionar verdaderamente al aficionado fue con el show correspondiente a " The dark side of the moon ". PINK FLOYD pasó casi dos años tocando el albúm y su show correspondiente por casi todo el mundo sin parar. En Francia por ejemplo, llegaron a cobrar casi un millón de francos por sus actuaciones presentadas por una marca de bebidas, que llevaban anunciada en las camisetas con las que salían a escena. Ahí comenzó el gran imperio de PINK FLOYD que llegaría hasta límites insospechados, aquella gira sirvió para ganarse muchos detractores que pensaban que sólo iban a ganar dinero, ofreciendo parte de buena música, parte de buen show, pero tambien cierta apatía que se ponía de manifiesto en algunas ciudades que visitaban.

El escenario estaba complementado con un enorme foco en la parte superior del stage que iluminaba la penumbra en que estaba sumido el grupo en casi todo el concierto, mezcla de azules y rojos; en su formación clasica DICK PARRY tenia una colaboracion fundamental en directo y luego tambien la tendría en "Wish You Were Here"

Los conciertos de la epoca de "Dark Side of the Moon" eran un completo espectáculo, aviones y reactores surcando el espacio de losde los recintos donde actuaban, humo de hielo seco abarrotando las salas, tapando la cara visible del grupo que, como tempanos de hielo y durante casi tres horas, dejaban ir sus dedos y toda su imaginación a traves de sus instrumentos respectivos en un montaje de la obra que igualaba la calidad discográfica. Siguen llevando un proyector que provoca escenas divertidas detrás de la música, un tanto fría, del cuarteto que para esta gira se rodeó de un par de negros y un saxofonista de la talla de DICK PARRY. Sin embargo y a pesar de su espectacularidad, "The Dark Side of the Moon" en directo fué una especie de querer y no poder, que impresionó de todas formas a miles de personas que pudieron contemplarlo en Francia, Alemania,Estados Unidos o Inglaterra.

realizó a partir de entonces su papel de heroes de la sociedad,héroes de las aún minorías rockerasque aprecian su música desde hace años y que ahora ven que sus ídolos estan cambiando, se han vuelto m{as apáticos como músicos y llevan un show mucho mejor en la parte tecnica de luces, filmaciones y sonido. ¿Qué eliges?, sería una pregunta muy adecuada para el caso.

Tras el show de " The Dark Side of the Moon " montan otro espectáculo mayúsculo para presentar " Wish You Were Here " ante más de cien mil personas en el festival de Knebworth Park. Dos aviones Spitfire de la II Guerra Mundial, famosos vencedores de las escuadrillas alemanas, sobrevolaron el escenario minutos antes de que comenzara la actuación. En la primera parte presentaron el nuevo album, dedicando " Shine on Your Crazy Diamond " a SYD BARRET en público, descendiendo en el mismo tema una especie de platillo flotante repleto de espejos que nublaban la vista de los miles de espectadores asistentes, mientras una cincuentena de cohetes se elevaban hacia el cielo. Algo digno de presenciar, sin duda alguna, por todo mortal.

El grupo lleva como acompañamiento vocal a las BLACKBERRIES, chicas de color que realizan unos soberbios coros. El grupo finaliza la actuación con una versión acortada de " Echoes ", mientras un avión luminoso atraviesa todo el campo en un radio de 300 metros y acaba estallando, destrozado junto a las torres de iluminación del escenario.

" Animals " también representó una agradable innovaci{on artística en cuanto a espectáculo. Esos cerdos voladores colgados del escenario en su presentación parisiense fué algo que pocos olvidarán, pero, sin embargo, el gran salto a nivel espectáculo lo dieron cuando pensaron, sobre todo ROGER WATERS (fanático del ARsenal y empedernido jugador de golf), en la escenificación de " The Wall ", un album hecho a medida para representarse a modo de obra músico-teatral. El disco fué presentado en primera instancia sólo en el Memorial Sports Arena de Los Angeles, California, en Estados Unidos, ante un público llegado de todos los rincones del mundo. El Show del muro comenzaba con el rugido de un motor dando paso a un avión similar al utilizado en otros shows del grupo, al igual que el cerdo volador que aparecería poco después. Comienza la música y al mismo tiempo comienza a construiirse un muro, varias grúas detrás de la estructura ya montada del mismo y una decena de trabajadores comienzan a completar la obra; las instalaciones de las respectivas losas permite, que a medida que el grupo va desapareciendo por de tras de la pared, pueda verse de ves en cuando a GILMOUR haciendo un solo o a WATERS cantando un tema en solitario. Se aprecia que este último ha tomando el mando y las riendas del grupo, deja el bajo y toma el micro para cantar en plan solista, lo que antes no había hecho nunca. El apoyo musical que llevan en esta presentación le deja bastante libre en su labor de lider:ANDY BROWSNOWY WHITE (guitarra solísta y rítmica), WILLIE WILSON (batería) y PETER WOOD (teclados); más la labor coral de JOHN JOYCE, JIM FARBER, STAN HAAS, JOE CHEMAY, doce personas encima del escenario no es lo mismo que los cuatro "pinkies" tocando sus temas, grandiosamente arreglados por BOB EZRIN en el disco.

Paralelamente a la música se suceden proyecciones en la pantalla circular, ya clásica desde "Dark Side of the Moon" y también los monstruoso dibujos de GERALD SCARFE, mitad animal, mitad vegetal que rodeaban el trabajo visual de la obra en pleno. Un par de monstruos de más de 5 metros de altura, y luego el grupo uniformado con los emblemas de los martillos cruzados, mientras las proyecciones estallan en la pantalla, son parte del show espectacular que tuvieron la suerte de ver los cow-boys americanos y los enviados especiales que partieron de todo el mundo con dirección a Los Angeles. El muro al final del concierto, acaba destruyendose mediante ondas sensorround de una forma apoteósica, apareciendo instantes después el grupo con guitarras acústicas, mandolinas y WATERS con una flauta, como si volvieran a la sencillez y la paz que ellos mismos abandonaron hace años, cuando quisieron entrar en el negocio del rock.

¿Qué han dado de nuevo PINK FLOYD al mundo? Sobre todo la seguridad de saber que en cualquier momento pueden montarse un espectáculo que, además de una música de primera calidad, no adolezca en absoluto de grandiosidades nunca alcanzadas por otro grupo encima de un escenario, ni inglés, ni americano, de ninguna nacionalidad. PINK FLOYD en ese sentido ha sido y siempre será único.